El mapa del sida en 2007. Irracionalidad y análisis de consecuencias.

sidabrut2

En el 2.007 el sida segó la vida de aproximadamente 2,1 millones de personas.

En el mapa de arriba sólo hemos coloreado los países que registraron más de 50.000 muertes en ese año. Y lo hemos hecho con el fin de resaltar una desagradable realidad. La inmensa mayoría de las defunciones se dan en el continente africano, ligadas a la pobreza y a la falta de medios. Pero hay 2 países en el mundo que marcan un hecho diferencial: India y Sudáfrica.

En el 2.007 casi 1 de cada 3 personas que falleció en el mundo a causa del sida lo hizo en esos 2 países marcados en rojo. Sudáfrica tiene el record absoluto: 350.000 muertes en un año. La cifra que hemos puesto para India, 300.000 es muy estimativa, y sólo refleja un orden de magnitud porque no hay disponibles datos exactos. Pero en cualquier caso ambos países están muy lejos del tercero en este siniestro ranking, que es Nigeria, con 170.000 muertes en ese año.

En la tabla adjunta, extraída a partir de los datos de los informes de la Organización Mundial de la Salud (http://www.who.int/en/) se puede apreciar la abismal diferencia que existe entre las cifras absolutas de muertes en estos 2 países y los del resto del mundo:

Lista1

¿Qué es lo que hace que India y Sudáfrica sean tan distintas del resto? No son los países más pobres de esa tabla, ni aparentemente tienen mucho en común. Para el caso de India se podría alegar su inmensa población como factor, pero no para Sudáfrica. ¿Existe algún nexo que explique esta diferencia con el resto de países?

Desgraciadamente, sí, existe.

India y Sudáfrica tienen el dudoso honor de haber sido los dos únicos países del mundo donde desde instancias oficiales se ha fomentado la pseudociencia como alternativa para luchar contra la enfermedad. Y son los únicos 2 países del mundo donde fue ampliamente difundida entre la población la “teoría” de que el sida no era una enfermedad contagiosa causada por un virus sino que era consecuencia de factores ambientales.

En el caso de la India, los pseudocientíficos que recomendaban abandonar los tratamientos de la efermedad con antirretrovirales organizaron un sonado “congreso de reevaluación del Sida” en el año 2.000 con apoyo oficial y amplia cobertura mediática.

http://free-news.org/pphilp07.htm

Sudáfrica fue aún más lejos. En el caso de Sudáfrica, fue el propio presidente del país, Thabo Mbeki (elegido en 1.999) el que se puso al frente de las teorías “heterodoxas” afirmando que el sida era causado por la pobreza y que los antirretrovirales eran contraproducentes y sólo causaban más enfermedad.

http://es.wikipedia.org/wiki/Thabo_Mbeki

 http://pravda-truth.blogspot.com/

Bien. Ahora vamos a ampliar un poco el mapa de arriba para ver en detalle las consecuencias:

sidabrut3

Nótese que el mapa refleja el número de muertos por sida en 2.007. Si hubiera sido un mapa de prevalencia del virus, los pseudocientíficos alegarían que no tiene importancia, porque el virus no causa la enfermedad (!), pero los muertos no se pueden discutir. Son lo que llamamos un hecho. En este caso macabro.

Llegados a estas alturas del post, seguro que más de alguno pensará que por qué tanto énfasis si hoy día ya no queda nadie que defienda que el sida no es una enfermedad contagiosa. Bueno, en el tercer mundo no. Allí los que pensaban eso ya han muerto. Pero en este primer mundo la pseudociencia y la magufada tienen un rincon privilegiado en Internet. Os invito a que googleéis Sida+fraude y veréis como rápidamente aparecen cientos de páginas que siguen insistiendo irracionalmente en que el sida no está causado por ningún virús y no es contagioso.

En realidad es muy fácil. Sólo basta con poseer una incultura a prueba de bomba, acceso a un ordenador, y… muchas ganas de ser el listo de turno que lo sabe todo sobre todo y le da mil vueltas a esos científicos tan pesados porque, a diferencia de ellos, nuestro anónimo transgresor tiene la mente “avierta”.

El problema es que ese tipo de ideas se generan en nuestro cómodo primer mundo, pero jamás se aplican en él. Aquí si alguien cae enfermo, por muy “avierta” que tenga la mente, suele cumplir escrupulosamente lo que le dicen los médicos. No hay nada como el miedo.

Pero en el tercer mundo, que es el destinatario experimental de tan “aviertas” ideas al ser el único sitio del planeta donde un dirigente loco puede llevarlas a cabo sin ser cuestionado, allí los muertos se pueden ir acumulando sin que aquí notemos que ocurra nada extraño.

En fin. Las cifras absolutas cantan por sí solas, pero por ampliar información, podemos ver el mapa con las tasas de mortalidad por sida superiores a un 1 por mil por países:

sidatasa2

Este es más fácil. Cómo todas están en Africa, se puede ampliar mejor:

sidatasa3

Y también se puede apreciar mejor el problema en toda su magnitud. El país con mayor tasa de fallecimientos por sida en el mundo es Zimbawe, que parece estar empeñado en su particular suicidio colectivo a nivel político y social (dictadura, destrucción de la economía del país, trabas a la acción humanitaria, aislamiento internacional, etc).

Inmediatamente detrás de Zimbawe vienen Sudáfrica y sus estados-satélites Lesotho y Swazilandia. La tasa de mortalidad se va reduciendo según nos alejamos de este epicentro.

Y lo siguiente es otra tabla comparativa de la tasa de mortalidad sudafricana con el resto de países:

Lista2

Las cifras cantan por sí solas. En fin. El contexto africano es ya de por sí lo suficientemente jodido por la pobreza, la falta de medios y la ausencia de estructuras sanitarias. Si en lugar de contribuir a sacarles adelante mediante las ONGs y la investigación, lo que hacemos desde Occidente es lanzarles magufadas y mensajes confusos sobre la enfermedad por Internet, es normal que la cosa termine en genocidio. Incluso en países que a priori no son de los más pobres o con menos medios precisamente, como es el caso de Sudáfrica. ¿Quién es el auténtico responsable?

El sida no tiene cura, pero sí puede ser contenido (aumentando cada vez más la esperanza de vida de los infectados gracias a los antirretrovirales), y sobre todo prevenido (especialmente en las vías de contagio sexual).

Las gráficas de la evolución por países dan una idea del impacto de los antirretrovirales en Occidente:

USA

Curioso pico en el año 1995, cuando se empezaron a aplicar los antirretrovirales inhibidores de la proteasa y los inhibidores de la transcriptasa en modo combinado.

Alemania

El efecto en Europa fue inmediato. ¿Y en España?

España

Pues también. 😉  El problema, como siempre, en el tercer mundo, donde el uso de antirretrovirales por motivos económicos no se ha empezado a generalizar hasta hace muy pocos años. El 2.007 ha sido un año muy bueno en ese sentido:

Etiopia

Vaya con Etiopía. Aunque tardía, no está mal la reacción para ser uno de los países más pobres de Africa. 😉

Tailandia

Y en Tailandia lo fundamental fue la política de prevención de contagios por vía sexual. Funcionó.

Tanzania

Y en Tanzania la enfermedad también ha cedido recientemente.

Nigeria

Incluso en Nigeria está cediendo, con algún que otro esfuerzo.

Sudafrica

El gráfico de Sudáfrica no está a la misma escala que la mayoría. Si lo estuviera, dejaría empequeñecidos a todos los demás. La política del país ha cambiado bastante en los últimos dos años, pero ¿cuantos años más serán necesarios para remediar el desaste?

Estamos hablando de seres humanos, no sólo de cifras en un gráfico. Y es por eso por lo que yo exigiría a las personas de “mente avierta” que cuestionan a la comunidad cientifica internacional desde su cómoda butaca del salón para plantear teorías “heterodoxas”, a ellos les exigiría que, antes de soltar la becerrada correspondiente en el post se plantearan algo tan simple, tan lógico y tan humano como un análisis de consecuencias.

Un mapa magufo. El mapa de Piri Reis (1513). 3 de 3. La Antártida portuguesa.

antartu

Esta es la parte del mapa de Piri Reis que representa la Antártida antes de su descubrimiento. Bueno… en realidad eso no es la Antártida ni tiene nada que ver con ella, pero… pudiera haber sido.

Digo que pudiera haber sido porque en realidad la Antártida figura en muchos mapas medievales. El principal responsable es Macrobius, un autor romano de principios del s.V DC. Su obra “Comentario al Sueño de Escipión de Cicerón” era bien conocida en la Edad Media. Y en ella figuraban mapas como este:

macrobius

Este mapa con una Antártida “frígida” fue publicado en Brescia en 1.485, es decir 28 años antes del mapa de Piri Reis, y es una reconstrucción artística de la comosgrafía de Macrobius, incluida en una de las reediciones del “Sueño de Escipìón”. ¿Lo conocía Piri Reis? Sin duda, porque la obra de Macrobius era bastante famosa en la época.

Ya está. Lo hemos encontrado, oiga. Ese Macrobius es el que hablaba con los marcianos! Jee, pues no. Macrobius con los únicos marcianos que hablaba era con los legionarios romanos del campo de Marte. Su cosmografía se basaba en la observación de que el hemisferio Norte se hallaba dividido en 3 franjas climáticas: una franja “frígida” (helada)rodeando el polo Norte y las zonas cercanas, una franja  “temperata” (templada) que abarcaba todo el Mediterráneo, Oriente Medio y la India, y una franja “perusta” (tórrida) en el trópico.

Y en base a esa observación, Macrobius dedujo que las tierras aún no descubiertas del hemisferio Sur (la “Terra Incógnita” o “Antípodas”) deberían tener ese mismo reparto climático en franjas, yendo desde un trópico tórrido hasta un polo Sur helado. La forma de esa “gran Antártida” en el mapa es obviamente conjetural y está dibujada de modo simétrico a las tierras conocidas del hemisferio Norte en la Antigüedad. De hecho esa idea preconcebida de que el reparto de los continentes en el mundo debería tener cierta simetría, cierto orden, es la principal responsable de que se dibujen sistemáticamente “terras incógnitas” en el desconocido hemisferio Sur.

En fin, que resultaría perfectamente explícable que Piri Reis  hubiera dibujado una Antártida en su mapa, como muchos otros autores de su época lo hacían, influidos por Macrobio. El problema es que no lo hizo. Eso que está dibujado no es la Antártida. Y decimos que no lo es por una razón muy simple.

Porque el propio mapa lo dice:

bichos

Si vemos con detalle el mapa, se puede apreciar que hay un montón de acotaciones explicando qué es cada tierra y cada uno de los dibujos representados. Las acotaciones son manuscritas del propio Piri Reis. Y… bueno, el turco medieval escrito con caligrafía árabe es un idioma complejo, sí, pero no es precisamente un lenguaje intraducible o indescifrable. ¿Por qué ninguna fuente magufa habla de estas acotaciones que son las que realmente explican el mapa?

Porque rápidamente se descubriría el engaño. Veamos lo que pone debajo de los dos bichos “antárticos” de ariba:

“Y en este país parece ser que hay monstruos de pelo blanco y bueyes de seis cuernos. Los infieles portugueses han escrito sobre ello.”

Sí, se ha escrito mucho sobre las descripciones de la fauna realizadas a gran distancia con catalejo desde un barco por marinos especialmente imaginativos, pero… ¿portugueses? ¿de qué tierra estamos hablando? La acotación que está al lado del buey hexacorne lo explica más en detalle:

  • En su viaje a la tierra de Hind (India), un buque portugués encontró viento desfavorable. Tras ser desviado por una tormenta en dirección sur, vieron una costa, en el lado opuesto a ellos, mientras avanzaban hacia delante… (ilegible). Vieron que esos lugares eran buenos fondeaderos. Lanzaron el ancla y fueron a la costa en bote. Vieron gente caminando, todos ellos desnudos. Pero les dispararon flechas, cuyas puntas estaban hechas de espinas de pescado. Permanecieron en el lugar ocho días. Trataron con esa gente mediante señales. Volvieron a Portugal sin llegar a poner rumbo a Hind de nuevo, y cuando llegaron, dieron parte de su aventura. Describieron aquellas costas con detalle. Ellos las descubrieron.
  •  
     
     Ah, claro, estamos hablando de Brasil. O más concretamente, de las tierras recién descubiertas al sur de lo que hoy es Brasil, que Piri Reis dibuja lógicamente como formando parte del continénte sudaméricano (nótese que la línea de costa dibuja un continuum entre la costa de Brasil, bien conocida en la época por todo el mundo, y esos nuevos territorios “antárticos”, y ese continuum se extiende también a las explicaciones del texto) . Sólo cabe concluir que es la misma tierra, Sudamérica, aunque con una orientación un poco rara, de la que hablaremos algo más adelante.

    ¿Y el bicho que está en el extremo derecho del mapa, donde acaba el dibujo de esa “Antártida”, en el punto más extremo?

    bicha

    Leamos la acotación original de Piri:

  • Este país no está habitado. Todo está en ruinas y se dice que en el lugar se pueden encontrar serpientes gigantescas. Por esa razón, los infieles portugueses no tomaron tierra en esas costas y también porque dicen que eran muy calurosas.
  •  

    Vale, lo del buey hexacorne me lo puedo tragar, pero… ¿Calor en una tierra antártica donde los marineros portugueses veían grandes serpientes? 😀

    En fin, que al amigo Piri solo le ha faltado poner una bailarina de Samba para que podamos identificar la tierra que ha dibujado. Aún así, el que no quiera verlo, no lo verá. Pero en realidad todo está en el mapa.

    Mmm… ¿y si forzando un poco la cosa pensáramos que el almirante se volvió loco al poner las acotaciones, pero sí que dibujó una Antártida real en su sitio inspirado por los marcianitos? Bueno, por comprobar que no quede…

    anta1b

    Map by Steven Dutch, University of Wisconsin.

    Pues… no. Parece que la línea magenta del mapa de Piri Reis ni está en su sitio ni se parece en nada a la Antártida real de abajo. Pero… es entonces cuando surge la genial idea magufa. “No se parece porque la “Antártida” de Piri Reis representa el perfil del continente sin hielo” (!?)

    ¿En serio?

    sinhielo

    Mapa de la Antártida sin hielo. NSF, National Science Foundation. 2.007.

    Mmm… pues yo diría que se parece todavía menos.  😦

    La cosa tiene su explicación, claro. En la época en la que empezaron a correr las primeras magufadas no había mapas fiables de “Antártidas sin hielo”, y gracias a eso cada uno dibujaba su propia versión como le salía del mondongo. Lo incomprensible es que cuando por fin empezamos a disponer de esos mapas fiables dibujados por científicos especialistas, los mapas magufos desaparecieron, pero la historia siguió circulando (!) como si tal cosa. ¿quién necesita datos? ¿quién necesita realidades teniendo una bonita historia para vender?

    Pero aún hay una última curiosidad en la que ningún magufo parece haberse fijado. En un mundo con una Antártida sin hielo, el nivel de los océanos sería mucho más alto que en la actualidad (el deshielo habría hecho subir el nivel del mar) , y los golfos y estuarios que se ven en el mapa de arriba serían aún más profundos (!), es decir, que todavía coincidirían menos con la suave línea de costa dibujada por Piri.

    Pues sí que estaba tonto el marciano, oiga. Pero bueno, dejemos por el momento tranquilos a los magufos con sus magos y sus ufos, y continuemos estudiando el mapa en serio. ¿Qué tramo de la costa sudamericana puede ser el que realmente está representado en el mapa de Piri Reis?

    Aquí se nos abren dos posibilidades:

    1) Que Piri Reis forzara el contorno del costa Sur cambiando la orientación porque el dibujo no le cabía en el pergamino disponible. Esas cosas pasan, y no sería la primera vez. Por otro lado, si hubiera dibujado esas tierras con su orientación real, hubiera necesitado un mapa el doble de grande, menos manejable, y desde luego menos armonioso como obra artística.

    2) Que Piri Reis realmente creyera que la costa de de Sudamérica tenía esa orientación en su extremo Sur. Tampoco es descabellado. Si nos fijamos por ejemplo en cómo remata esa misma costa sur el mapa de Cantino (1.502, once años antes)…

    cantino2

    En cualquiera de los dos casos, lo que sí parece seguro es que Piri Reis disponía de un mapa original portugués (o como mínimo de una descripción escrita) donde se detallaba ese nuevo tramo de costa que aún no figuraba en el mapa de Cantino. Lo más probable es que ese mapa original (hoy perdido) fuera dibujado por alguno de los integrantes de la expedición de Vespucio (1.502) que recorrió aquellas costas. Pîri Reis hizo un copypaste con él y le modificó la escala para ensamblarlo con el resto del mapa principal. ¿Cómo lo sabemos? Porque el mismo Piri nos dice que ese es el método que siguió para dibujar su mapa. ¿Y dónde lo describe? En una de las acotaciones del propio mapa, por supuesto:

    “De ocho Jaferiyes de esta clase y un mapa árabe de Hind, y de mapas dibujados por los portugueses, que muestran los países de Hind, Sind y China, dibujados geométricamente, y también de un mapa dibujado por Columbus en la región oeste, lo he extraído. Reduciendo estos mapas a una escala, ha llegado a ser de esta forma.”

    Así que de trigonometría marciana nada. Simple ensamblado de mapas previos mediante coypaste y reducción de escala. Con este método no es nada extraño que algunas de las costas menos conocidas cambien abruptamente de orientación.

    Así que probablemente este trozo del mapa sólo refleje de forma difusa el contorno de lo que podría ser el río de la Plata, a una escala errónea y con una orientación incorrecta, pero…

    …si cambiamos un poco la escala del mapa hay un par de coincidencias que no dejan de ser curiosas. Veamos:

    compa2compa1

    La verdad es que hay cierta similitud entre las costas de la Patagonia Argentina y este tramo de mapa de Piri. Algunos incluso han sugerido que podrían ser las Malvinas las islas representadas. Es una interpretación posible. Yo, personalmente prefiero creer que el mapa de Piri tiene un error de escala aún más fuerte en este tramo. Veamos que pasa si lo comparamos con un mapa del Google Earth de la misma zona a una escala mayor:

    Compa4

    La similitud con el Golfo de San Jorge es sorprendente, y el pequeño archipiélago de la izquierda bien pudiera ser una representación simplificada de la península Valdés. Me encaja, y es la hipótesis que yo defendería en principio, aunque sin descartar del todo las dos anteriores (Río de la Plata o Patagonia entera).

    Pero… ¿no habíamos dicho que esas costas no eran conocidas en 1.513?

    Bueno, aquí se abriría otra discusión. Vespucio afirma haber llegado a una latitud sur de 50º en su viaje de 1.502 (y por tanto haber recorrido prácticamente por completo la costa atlántica de la región que hoy conocemos como Patagonia). Normalmente los historiadores no suelen dar por buena esa afirmación. Ya se sabe, Vespucio siempre fue un poco fantasma, y sus relatos tienden a ser un tanto inverosímiles. Pero…

    …no conocemos ningún otro viaje portugués que pudiera haber sido la fuente de Piri Reis para este tramo concreto de mapa, y la línea de costa dibujada presenta ciertas coinciencias notables con la costa patagónica. Lo único que se me ocurre pensar es… que a lo mejor Vespucio no era tan fantasma como parecía. Al menos Magallanes tuvo bastante en cuenta sus anotaciones cuando navegó por esa zona buscando el paso al Pacífico en 1.520. 😉

    PD: Y… en fin. Esto es todo lo que hay. Ni marcianitos, ni civilizaciones avanzadas desaparecidas, ni continentes deshelados, ni otras paparruchas. Los “Andes” representados son una convención para representar el interior del continente, que ya aparecían en el mapa de Caverio (1.505) sustituyendo a las selvas dibujadas por Cantino (1.502). Su alineación es simplemente paralela a la costa. Tampoco hay misterios por aquí. La presunta “costa del pacífico” en realidad no existe. Es sólo la línea base de las montañas, y en el mapa original se aprecia claramente que no está dibujada como costa (incluso hay un río que nace en ella). En fin, podríamos seguir así hasta la saciedad, pero  no merece la pena. Prefiero despedirme con el unico detalle realmente esotérico del mapa, que es un ser inexplicable en quien nadie parece haber reparado. Es este, el de la boina roja del centro:

    boina

    Menuda criatura, ahí encaramada al peñasco. Piri Reis la describe de este modo:

    “En este lugar hay bueyes con un cuerno y también monstruos. Esos monstruos miden siete palmos de largo. Entre sus ojos hay una distancia de un palmo. Pero son almas inofensivas.”

     

    Míralo, tenían al marciano todo el rato delante de ellos,  y nadie le hacía ni caso… 😆

     

    Fuentes para más información:

    http://www.amarre.com/html/historias/curiosidades/pirireis.php

    http://www.uwgb.edu/dutchs/PSEUDOSC/PiriRies.HTM

    http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/09/los-portulanos-de-piri-reis-primera-parte/

     

     

    Un mapa magufo. El mapa de Piri Reis (1513). 2 de 3. Ese Colón.

    Antilia

    Entrando un poco al detalle, este es el área del mapa que se supone que Piri Reis dibujó tomando como fuente un mapa original colombino. En todo caso el mapa si que refleja la cosmografía de Colon, mezclando los descubrimientos de los nuevos territorios con mapas medievales que representan una costa de Asia imaginaria en el lugar donde debería estar América del Norte.

    Empezando por el sur tenemos una isla grande pintada de rojo con un loro posado encima. Probablemente sea Trinidad (un poco descolocada). Desde allí los tramos de costa continentales son más bien hipotéticos hasta llegar a Colombia, donde se describe ya bien la curva que forma el Golfo de Darién y las costas atlánticas de Panamá, Costa Rica y Nicaragua.

    Curiosamente, no aparece la costa del Pacífico que cabría esperar en Panamá (el “Mar del Sur”, descubierto por Balboa en 1513, el mismo año en el que está fechado el mapa). Y como fue un descubrimiento bastante sonado, eso nos hace suponer que Piri Reis no introdujo modificaciones en su mapa entre 1.513 (fecha del dibujo) y 1.523 (fecha de la publicación).

    Por el lado de las islas, está perfectamente definido el arco que forman las Antillas (rotuladas como las “Once Vírgenes” en el mapa). Puerto Rico aparece como una isla rectangular ligeramente más grande pintada de amarillo, y a su izquierda hay otra isla grande (cuya forma recuerda vagamente a la Islandia actual) que representa a la Hispaniola.

    Hasta aquí todo bien. La primera curiosidad viene cuando encontramos a Cuba (la fortaleza que se ve en la costa continental) como formando parte del continente. En 1.513 casi todo el mundo sabía ya que Cuba era una isla. Aparece dibujada como tal en los mapas de Juan de la Cosa (1.500) y Cantino (1.502). Pero en contra de la opinión general Piri Reis la dibujó como formando parte del continente. ¿por qué? Probablemente porque daba más crédito al mapa colombino original que estaba en su poder que a los últimos mapas trazados que circulaban por Europa en su época. Un error explicable por su fe en Colón como autoridad.

    El trazado de la costa norteaméricana al norte de Cuba no presenta ningún misterio. Es una copia del famoso globo de Martin Behaim (1.492) o de cualquier otro mapa relacionado con él. Lo único curioso es que esa línea de costa en los mapas originales representa la costa Este de Asia (China, Katay) y en éste mapa de Piri Reis aparece junto a las nuevas islas recién descubiertas mostrando claramente la idea colombina de que el Nuevo Mundo descubierto en realidad era la costa de Asia, idea por lo demás bastante común en la época como ya hemos visto.

    La enorme isla pintada de rojo que aparece frente a las costas de Norteamérica, es la mítica isla de Antilia, muy común en la cartografía medieval. Y lo más curioso es el enorme pez que aparece dibujado al Norte del mapa, que indica que Piri Reis conocía algunas de las leyendas de los navegantes nórdicos europeos. El comentario adjunto dice así:

  • Se dice que en tiempos antiguos, un predicador de nombre Sanvolrandan (San Brandan) viajó a los Siete Mares, según dicen. El mencionado arribó a un lugar, donde pensó que estaría seco, pues era tierra firme. Pero al encender una hoguera, la tierra se movió y así descubrió que era un pez, por lo que reembarcó en su barco. Este evento no es mencionado por los infieles portugueses. Se ha tomado del antiguo mapa Mappae Mundi.
  •  

    Toda una sorpresa 😀  pero vamos, por lo demás perfectamente explicable. Mmm… pero ¿donde están los “marcianitos” entonces?

    Con Colón, me dice una fuente “magufa”. Como el mapa de Piri Reis está basado en Colón, eso demuestra que Colón sabía a dónde iba cuando descubrió América. Mmm… Eso requiere una explicación sobre ese tal Colón y una serie de falacias o mitos urbanos que se han escrito sobre él. Vayamos por partes…

    1) Colón no era ningún novato.

    Colon

    Más bien era ya uno de los mejores conocedores del Atlántico y de su sistema de vientos y corrientes antes del primer viaje a América. Por supuesto que sabía que si navegaba desde Canarias iba encontrar vientos a favor que no habría encontrado si hubiera navegado desde España o desde las Azores. Eso no tiene nada de extraño.

    La pregunta es ¿y el resto de los navegantes de la época estaban tontos o qué? Pues no. Los portugueses entre otros ya habían intentado adentrarse en el Océano Atlántico desde mucho antes. El problema es que lo hacían siempre empleando rutas con vientos en contra (y no avanzaban demasiado) por la sencilla razón de que ningún navegante del s. XV con sentido común se adentraría en un océano desconocido siguiendo una ruta con vientos a favor. ¿cómo volvería a su punto de partida entonces? El riesgo era demasiado fuerte como para ser asumido.

    La genialidad de Colón consistió en asumir ese riesgo pensando que podría abastecerse al llegar a su destino (o en las islas que encontrara en el camino), y confiar en que en el viaje de regreso podría ir navegando hacia el Norte hasta encontrar los vientos favorables de vuelta que sabía que desembocaban en las Azores.

     

    2) “Colón sabía donde se dirigía cuando descubrió América.”

    Por supuesto. Y contaba con mapas que le decían dónde iba. ¿dónde hubiera encontrado una tripulación dispuesta a seguirle si no? El matiz está en la palabra “dónde”.

    Los mapas que utilizó Colón en su primer viaje se han perdido, pero de los comentarios que escribió en su diario de viajes se puede deducir fácilmente cuáles eran. El de Toscanelli, algún esbozo del de Martin Behaim (publicado en forma de globo terráqueo precisamente en 1.492) o cualquier mapa similar, todos bien conocidos del público especializado de la época y con una cosmografía común que situaba las costas de Asia justo enfrente de Europa al otro lado del Océano. Son especialmente conmovedoras (y reveladoras) la conversaciones entre Pizón y el propio Colón que este útimo refleja en su diario del primer viaje. Todo el rato hablando sobre la mejor forma de llegar a la isla “Cipango” (Japón) que Colón tenía pintada en su mapa.

    El error, es bien sabido, estaba en la distancia. Colón, influido por Toscanelli, creía que la circunferencia de la tierra tenía 29.000 Km en lugar de los 40.000 Km que tiene realmente. Curiosamente todos los enemigos que se oponían a su expedición en la corte lo hacían basándose en una mejor comprensión de las dimensiones del globo terrestre, (y no en la teoría de la tierra plana, que era algo ya completamente desechado por todos los cartógrafos de la época). Aducían, y con mucha razón, que el Océano era demasiado vasto como para ser recorrido por las carabelas, y que nada garantizaba que la expedición pudiera encontrar islas donde repostar en el viaje.

    Y curiosamente también, Colón tampoco tenía una fe ciega en la exactitud de sus cálculos. En el diario de viajes describe detalladamente cómo trucaba todos los días la distancia recorrida, con el fin de que la tripulación creyera que habían avanzado menos trecho del que realmente habían avanzado para que no se pusieran nerviosos “por si el viaje se prolongara”. Y eso lo hace prácticamente desde el primer día.

    De lo que sí estaba razonablemente seguro el almirante es de que había un continente grande al Oeste. La recopilación de leyendas e historias de marineros recogidas desde Islandia hasta Guinea (ciertas o no) apuntaban todas en ese sentido. Y tal continente según su modo de ver sólo podía ser Asia. En su concepción de globo terrestre reducido no había espacio para otro continente grande, ni ninguna fuente medieval mencionaba tal posibilidad.

     

    3) El mapa de Piri Reis refleja esa concepción colombina mezclando el contorno de Asia con las nuevas islas descubiertas. El Norte de Asia estaría en lo que hoy es América del Norte, y Sudamérica sería una nueva tiera desconocida conectada a Asia por el lado Sur.

    ¿donde está el misterio entonces? Ah, en la “Antartida”. Bueno, pues eso mejor lo dejamos para la semana que viene. 😛

    Un mapa magufo. El mapa de Piri Reis (1513). 1 de 3. El contexto.

    Piri_reis

    Click en el mapa para ampliar (que merece la pena).

    Bueno, pues aquí está. La verdad es que es bonito…

    Y sí, es un mapa de la época tal cual. No presenta falsificaciones ni añadidos. Realmente es un original. Pero para poder entenderlo son imprescindibles unas nociones previas:

    1) Datación. El mapa lleva la fecha de 1.513, pero no se publicó hasta 1.523. La elaboración final debió de estar en un punto entre esas 2 fechas. Aquí en principio vamos a dar la fecha de 1.513 como buena, con la salvedad apuntada.

    2) Fuentes. Piri Reis era un almirante experimentado. Estaba al tanto de la mayoría de los descubrimientos de su época y tenía buenas fuentes de información cartográfica. Para elaborar su mapa se basó principalmente en esas fuentes, sus contemporáneas, complementadas con mapas clásicos de la antigüedad.

    3) Contexto histórico. El objetivo del mapa era mostrar al soberano otomano Selim I (1512-1520) el alcance de los descubrimientos de nuevas tierras por parte de españoles y portugueses en el Océano Atlántico. Los turcos no contaban con flota atlántica, y sus galeras mediterráneas de remeros no eran apropiadas para ese tipo de travesía, pero sí que estaban bastante preocupados por la reciente aparición de los portugueses en el Indico y por la posibilidad de que los castellanos llegaran a Asia navegando hacia el Oeste. En 1.517 Selim I extendió su imperio hacia el sur incorporando Egipto y la Meca, reforzando así un flanco que se había vuelto especialmente peligroso desde que en 1.514 los portugueses se asentaran en Ormuz y entraran en contacto con el imperio persa, tradicional adversario de los otomanos.

    La súbita aparición de los portugueses en el Indico había sido ya bastante catastrófica para los intereses comerciales del imperio (eliminando su papel de intermediario en el comercio entre Europa y el lejano Oriente). Selim I necesitaba saber si los castellanos también estaban en condiciones de llegar a Asia siguiendo la nueva ruta occidental abierta por Colón. No estaba dispuesto a que le cogieran por sorpresa una segunda vez.

    4) Importancia cartográfica del mapa. De cara a los historiadores lo más interesante del mapa es que una de sus fuentes es un mapa colombino requisado a un marinero español por la flota turca en 1.501. Se supone que para el trazado de América del Norte y las islas de Caribe Piri Reis siguió en buena medida ese mapa (original de Cristóbal Colón o de alguien que participara en sus primeras expediciones) , y reflejaría así la visión cosmográfica de Colón en la plenitud de su etapa descubridora. En ese sentido sí sería un mapa único (porque la fuente original, junto con el resto de los mapas colombinos, se ha perdido).

    5) Alcance real de los descubrimientos realizados por los europeos en el Atlántico en 1.513, fecha del mapa de Piri Reis. Bueno, es más cómodo mapearlo que explicarlo con palabras. Ahí va:

    Sudam-1513

    Este le he hecho yo, y es freeware, croacs! 😉

    Y… bueno. Poco más se me ocurre decir sobre el contexto histórico del mapa. Sólo explicar quién era ese tal Cristóbal Colón que figura como fuente, cosa que trataremos en el siguiente post.

    Sé que más de uno estará pensando “¿y dónde están los marcianitos verdes del mapa?”  Pues… chico, de momento yo tampoco los veo. A lo mejor es que no tiene. 😀

    Un mapa muy cerdo.

    cerdos

    Fuente: Strange Maps.

    http://strangemaps.wordpress.com/2007/01/09/58-its-a-pigs-world/

    Pues sí. Como me daba bastante pereza comentar el mapa de Piri Reis, he decidido buscar un mapa esotérico nuevo que demuestre la existencia de inteligencias extraterrestres que controlan nuestras vidas, y lo he encontrado rapidamente, claro.

    Este mapa de la distribución mundial de la cabaña porcina es un mapa especialmente cerdo, no solo por los datos representados, sino por el inverosímil trazado de las fronteras de los países, que nos sugiere que el autor era un iniciado en los misterios que le permitían poseer una información sobre el futuro aún no disponible en su época, lo cual supone una evidencia desconcertante, sobre todo para todos aquellos que no creemos en esas paparruchas.

    Como suele suceder en estos casos, el mapa es anónimo y no tiene fecha conocida. Así que me puedo atribuir perfectamente su “hallazgo” como evidencia magufa. La época en la que fue dibujado la podemos deducir fácilmente de las fronteras en el continente africano, que son las inmediatamente anteriores a la primera Guerra Mundial y al reparto de las colonias alemanas (hoy Tanzania, Namibia y Camerún) entre los vencedores.

    Camerún aparece mucho más “engordado” hacia el Este que en la actualidad porque incluye una franja de territorio (el “Neukamerun”) que estuvo bajo administración alemana entre 1912 y 1916. Esa curiosa frontera nos permite datar el mapa con precisión y situar su publicación en ese periodo de cuatro años, en los inicios de la primera Guerra Mundial.

    Sin embargo, al mirar a Europa, las fronteras dibujadas son las inmediatamente posteriores al final de la guerra. Austria-Hungría se ha desintegrado, las tres repúblicas bálticas han accedido a la independencia y Rumanía ha incorporado Transilvania y Besarabia. El autor ya sabía cómo iba a terminar la guerra (y el reparto posterior de territorios) en 1916(!). Pero no sólo eso, la frontera oriental de Polonia aparece dibujada… no como era en la época de entreguerras, sino tal y como es hoy en la actualidad (!!). ¿Cómo puede explicarse eso? ¿Qué inteligencia extrahumana pudo señalar al autor cómo iba a ser el trazado de la frontera polaca 30 años después de su época para que éste reflejara tan extraordinario y esotérico conocimiento en un humilde mapa de cerdos y poder transmitirlo así a la posteridad con discrección y sigilo?

    Las sorpresas aumentan cuando miramos hacia Sudamérica. Ecuador aparece con unas fronteras similares a las actuales, sin incluir la provincia de Oriente, que perdió en 1941/42, y que nuestro anónimo cartógrafo ya sabía que iba a perder 25 (!) años antes.

    Y lo más alucinante viene al mirar hacia Asia, donde algunas de las fronteras dibujadas no se corresponden con ningún periodo histórico conocido. La conclusión es evidente: representan un estado futuro que aún no se ha producido pero cuyo conocimiento intenta transmitirnos subrepticiamente nuestro clarividente autor de mapas porcinos. El el futuro China se desmembrará, La Mongolia Interior china se fusionará con la Mongolia independiente actual para formar una Gran Mongolia”, Arabia Saudi se expandirá fuera de sus fronteras incorporando a los estados vecinos, se redibujará todo el mapa de Oriente Medio, y por último una nueva frontera separará la Rusia europea de la asiática en los montes Urales.

    Pues sí que es cerdo el mapa, sí. 😀

    No, en realidad todo lo anterior es una broma. Todas las fronteras del mapa son perfectamente explicables (si es un simple mapa porcino, leñe!). Lo único que quería resaltar lo sorprendentemente fácil que es interpretar “esotéricamente” cualquier mapa antiguo. Lo jodido es pararse a estudiarlo y tratar de descubrir por qué algunas cosas no parecen cuadrarnos, pero eso ya implicaría trabajar en serio, claro… 😀

    Un mapa secreto de 1502. El mapa de Cantino.

    cantino

    Fuente: Universidad de Cantabria Web site. (Click para ampliar).

    http://ocw.unican.es/humanidades/teoria-y-metodos-de-la-geografia.-evolucion-del/material-de-clase-1/practicas/Practicas-Modulo-3.-Practicas-espaciales-y/skinless_view

    El enlace del mapa me lo acaba de pasar Putoloco, junto con unos cuantos más, gracias Putoloco, hombre 😀

    Seguimos con los atlas históricos. Este es un original protugués anónimo que Alberto Cantino, agente del duque de Ferrara trajo a Italia en 1502 (posiblemente mediante robo o soborno), diez años después del descubrimiento de América. El mapa probablemente tuviera carácter secreto y fuera dibujado en la cancillería portuguesa reflejando los últimos descubrimientos y las nuevas rutas de navegación abiertas (cuyo conocimiento evidentemente la corona portuguesa no estaba dispuesta a compartir).

    El trazado de las costas indica claramente el avance del área descubierta y cartografiada con precisión por españoles y protugueses, tanto en el Indico como en las Indias Occidentes. Debió de ser dibujado entre 1499 y 1502.

    Por el lado oriental, Vasco de Gama había conseguido llegar a la India en 1498, volviendo a Portugal en 1499. Tres años después el mapa refleja los resultados de la expedición con una costa oriental africana pertectamente cartografiada, al igual que el sur de la India, con un Ceilán dibujado ya en su posición correcta. 

    En cambio los contornos del Golfo Pérsico, el Mar Rojo (pintado llamativamente de rojo) y la península de Indochina están dibujados sólo de forma aproximada. Los barcos portugueses aún no habían llegado a esas costas, que constituían el siguiente objetivo del avance cuyas líneas políticas eran la alianza con el recién descubierto “reino cristiano del Preste Juan” (Etiopía), el contacto con Persia y sobre todo el avance hacia el desconocido Este donde estaban las islas de las especias (Indonesia actual), que ni siquiera están dibujadas de forma aproximada en el mapa.

    El el momento en que este mapa secreto llegaba a Italia (1502) Vasco de Gama estaba conquistando Kilwa (Tanzania) y Sofala (Mozambique) en su segundo viaje, asentando bases permanentes en la ruta, eliminando a los comerciantes competidores árabes de la zona y fundando la primera colonia portuguesa en Asia: la factoría de Cochín, en el sur de la India. Un año agitado. 😉

    En las Indias Occidentales destaca la línea de partición política vertical que delimitaba las áreas de influencia y conquistas pactadas entre la Corona de Castilla y el reino de Portugal.

    Brasil cae del lado portugués y la costa venezolana del lado castellano. Las “Antillas del rey de Castilla” eran aún la única efectivamente zona colonizada, y más allá no sé conocía nada más que mar abierto. Aunque… curiosamente el mapa recoge la posición de Florida con contornos imprecisos pero en posición correcta once años antes de su descubrimiento (!), probablemente por recogida de informes orales locales .  Los nativos taínos cubanos eran buenos navegantes en canoa (de hecho llegaron a Cuba probablemente en la primera mitad del s.XV navegando desde las Antillas), y es muy probable que supieran que existía un continente al Norte.

    Información secreta de primera mano, desconocida para el público general de la época y en manos de un duque italiano, Hércules I de Este, cuyo estado no era muy poderoso militarmente, pero sí estaba bastante implicado en el laberinto político italiano en el mismo año (1502) que el Gran Capitán conquistaba Tarento y la lucha de España y Francia por la posesión de Nápoles alcanzaba su punto álgido.

    Buen tema para una novela. Ferrara no tenía los medios para poder aprovecharse de la información reflejada en el mapa, pero sí podía revenderlo al mejor postor. Lucrecia Borgia llegó al ducado en 1.505 para casarse con el hijo del duque, y es muy pobable que viera el mapa. Pero… al final la fuerza de los hechos se impuso sobre las posibles intrigas. Castilla y Portugal eran en la época los únicos países con una flota atlántica capaz de llevar a cabo los objetivos comerciales buscados y su alianza cerró definitivamente la puerta a cualquier posible competidor durante bastante tiempo…

    Mmm… una última curiosidad, al Norte de América, a la altura de las Islas Británicas y del lado portugués de la línea aparece un tramo de costa rotulado como “Terra del rey de Portugal”. Aunque nunca fue colonizada por los portugueses, esa región de América del Norte sí que fue explorada y reclamada por ellos. E incluso hoy día la seguimos llamando por su nombre portugués (bueno, en realidad italiano, pero las palabras son las mismas en los dos idiomas).

    ¿alguien sabe qué región norteamericana era esa curiosa “Terra del rey de Portugal? 😉

    México antes de México. La hegemonía de Teotihuacán.

    montealban3

    (Click en el mapa para ampliar)

    Fuente: Wielkie Kultury Swiata AMERYCA PREKOLUMBIJSKA- Michael Coe-Dean Snow-Elizabeth Benson. Ed. Wydawnictwo Penta. Warszawa 1997.

    Este mapa Tiene copyright y no está disponible on-line. Aquí ponemos sólo un fragmento a modo de ejemplo de este magnífico Atlas histórico , que abarca toda la historia de América antes de la llegada de los europeos, con unos excelentes mapas y unos textos explicativos bastante completos,  por no hablar de fotos o las reconstrucciones de los yacimientos, que están  impresionantes.

    Altamente recomendable su compra. Existen versiones en inglés y en castellano (“Atlas of Ancient América”, de los mismos autores), pero aquí hemos preferido poner un mapa de la versión del Atlas en polaco, por la rareza y eso… 😀

    Este mapa en concreto refleja las áreas de influencia de los principales centros de poder en México central en el Periodo clásico (1-700 DC, con algunas variaciones locales según las distintas áreas), mucho antes de la llegada de los aztecas al país.

    En el centro destaca la principal metrópoli de la época: el centro ceremonial/ciudad-estado de Teotihuacán. La zona central sombreada en amarillo sería el área apróximada donde la metrópoli ejercía un control efectivo, y las flechas indicarían las direcciones en las cuales expandiría su influencia, bien a través de expediciones militares, bien a través del comercio y la influencia cultural. Arqueológicamente es muy difícil distinguirlo, pero sabemos que los dos fenómenos se daban en paralelo.

    El lago que aparece en el centro es ese sobre el que está edificada la ciudad de México moderna (cuyo área urbana actual aparece sombreada con puntitos superpuesta al lago), y nos evoca un paisaje prehistórico que no solo no existe en la actualidad, sino que además es muy difícil de imaginar cuando uno vive en la megalópolis de hoy.  🙂

    La antigua capital de Teotihuacán en cambio no es nada difícil de imaginar. Afortunadamente está bastante entera todavía:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Teotihuacan

    Después de Teotihuacán, la segunda potencia dominante de la época la encontramos en el centro ceremonial de Monte Albán, asociado a la etnia zapoteca. Es otro yacimiento arqueológico impresionante, y su poder no debió de ser pequeño. Pero su posición geográfica era algo marginal, y el volumen de población y recursos del área controlada no podía compararse con Teotihuacán. En el mapa se aprecia como las flechas que marcan la influencia de Teotihuacán atraviesan el país zapoteca y llegan hasta el mundo Maya, mientras que la influencia de Monte Albán sólo se aprecia en las áreas fronterizas a su núcleo central.

    Completando el mapa, en la costa atlántica tenemos las tres civilizaciones clásicas de Veracruz, Remojadas y Cerro de las Mesas, siendo Veracruz la más destacada de las tres, con el gran centro ceremonial de El Tajín, cuyo papel debió de ser también importante en la época.

    Y por último Xochicalco. Visto así en el mapa parecería que son la aldea irreductible de Asterix, empeñados en mantener su identidad frente a una civilización mayor que les rodea por todas partes. 😀  Pero no, en ese sentido el mapa puede ser algo engañoso. En realidad son civilizaciones que se suceden en el tiempo: el apogeo de Xochicalco comienza en la época de decadencia y caída de Teotihuacán (h. 650-700 DC) y probablemente sean fenómenos que están relacionados, aunque aún no sabemos cómo (¿Huida de la población del valle de México al sur y fundación de un nuevo centro con cultura propia? Quién sabe… En todo caso se agradecen sugerencias  🙂  ).