Archivo de la etiqueta: religion

El ateísmo en Europa.

ateist

Click en el mapa para ampliar la imagen

Estos son los datos del eurobarómetro 2005. Que yo sepa fue la última macroencuesta oficial sobre el tema. La gran ventaja es que se realizó simultáneamente en todos los países con el mismo cuestionario, y con un número amplísimo de encuestados (unos 1.000 por país). En ese sentido los datos son bastante fiables y permiten un excelente estudio comparativo.

En el mapa sólo están reflejados los ateos y agnósticos “fuertes”, los que no creen ni en dios ni en ningún tipo de espíritu o fuerza sobrenatural y marcaron la casilla 3 del cuestionario. Las cifras no incluyen el agnosticismo débil (del tipo “no opino porque no lo sé”) ni el ateísmo débil (del tipo “no creo en dios pero sí en espíritus o fuerzas sobrenaturales”).

Podéis leer el resto de este post, con más mapas y tablas, como siempre, en el blog La Ciencia y sus demonios:

http://cnho.wordpress.com/2009/11/06/el-ateismo-en-europa/

Nos vemos por allí.  😉

Anuncios

Mapeando el Pecado. 7 de 7. La Soberbia.

7soberbia

Departamento de Geografía. Kansas State University.

Y aquí está el último mapa del pecado en Estados Unidos. En realidad no es un mapa de la soberbia, sino uno de la media global de pecadores. Se ve que a estas alturas los investigadores estaban ya cansados de mapear y decidieron que como la soberbia era la madre de todos los pecados, bastaba con sacar una media de los seis mapas anteriores para obtener el último mapa. ¿Perezosos? No, no, sólo un poco cachondos.

Bueno, y ahora falta la explicación de todo lo anterior. El estudio lo hicieron los geógrafos de la universidad de Kansas como una broma. Naturalmente es imposible mapear un pecado, así que lo que hicieron fue tomar estadísticas de hechos relacionados con cada uno de los pecados. Pero en realidad los datos que emplearon sí son cuantificables:

El mapa de la pereza se realizó obteniendo la tasa de gastos en ocio y entretenimiento por condado divididos por su tasa de desempleo.

El mapa de la lujuria en realidad es el mapa porcentual de la suma de los casos de enfermedades de transmisión sexual.

La avaricia se calculó comparando los ingresos medios por habitante con el número total de habitantes viviendo por debajo del límite de la pobreza en cada condado.

El mapa de la gula en realidad es un mapa que refleja el número de restaurantes de comida rápida per capita.

La ira se dibujó a partir de los datos porcentuales del total de crímenes violentos denunciados en cada condado.

Y por último el mapa de la envidia se dibujó a partir del número total de robos per cápita por condado.

Los mapas fueron presentados a la Asociación Americana de Geógrafos y publicados en la prensa como una “broma festiva de precisión – mapeo riguroso de datos ridículos”.

Y no, no son un estudio serio. Pero la verdad es que son soberbios.

😀

 

Ah, aquí están las fuentes:

Nota de prensa original:

http://www.lasvegassun.com/news/2009/mar/26/one-nation-seven-sins/

Enlace en el blog “The Map Room”:

http://www.mcwetboy.net/maproom/2009/04/mapping_the_sev.php

Mapeando el Pecado. 6 de 7. La Pereza.

6pereza

Departamento de Geografía. Kansas State University.

(Explicación y fuentes en el post 7)

Vamos con el penúltimo mapa del pecado. La Pereza.

En este no aparecen grandes manchas de colores, de lo cual pueden deducirse dos hipótesis: o bien los investigadores estaban ya cansados y se dejaron vencer por la Pereza dejando el mapa a medio colorear, o bien la Pereza en Estados Unidos es realmente un fenómeno local.

Centrándonos en la segunda hipótesis, y en el análisis de estos fenómenos locales cabría afirmar que la principal bolsa de vagos la encontramos en el Centro y Suroeste de Montana, con algunas ramificaciones de población remolona que se extienden perezosamente hasta Idaho y Wyoming.

Otras bolsas importantes de poblaciones ociosas las podemos encontrar en el Centro-Sur del estado de Washington, en el límite entre los estados de Wyoming y Colorado y en el Noreste de Nuevo México. En California destaca el núcleo local del área de Los Angeles, donde al parecer nadie da un palo al agua porque están todos ocupados viendo películas de cine.

Otro núcleo importante de población perruna lo encontramos en el centro de Luisiana, donde las gentes se dedican a ver perezosamente el lento fluir del río Misisipi.  También hay un núcleo vago en en la frontera entre Illinois y Wisconsin, y otro más en los límites de los estados de Oklahoma, Kansas y Missouri.

En el Este los perezosos se concentran en un área que abarca la mayor parte de Maryland y el sur de Pensilvania. El centro de esta bolsa de vagancios está en la localidad de Gettysburg, donde al parecer se echaron a dormir después de ganar la batalla. Y cuando están despiertos se pasan todo el tiempo recordándola.

La inmensa mayoría del país, por el contrario, tiene niveles de pereza que entran dentro de la media. Y en cuanto a los muy diligentes, los hiper-hiperactivos, sólo hay dos concentraciones importantes: una en el sur de Texas (que yo achacaría a la reciente inmigración hispana, para que luego digan), y la otra en las costas de Virginia, donde ya hemos podido ver por los mapas y comentarios anteriores que es que son muy raritos, (y casi inabordables por un estudio serio, por cierto).

¿que esto no es un estudio serio? Le iba a contestar como se merece, caballero, pero es que me está entrando un sueño y una flojera que no es normal, no es normal…

Mapeando el pecado. 5 de 7. La Lujuria.

5lujuria

Departamento de Geografía. Kansas State University.

(explicación y fuentes en el post 7)

Y aquí llega el mapa que todos estábais esperando. La verdad es que tiene bastante morbo.

Como casi siempre, hay una correlación clara Norte-Sur (aunque con significativas excepciones). Un Sur pecador y un Norte tranquilo. En su día Darkrosalina ya profetizó que el mapa de la lujuria iba a parecerse bastante al de la ira. Y sí, efectivamente, podemos ver que el sexo compulsivo es un recurso que al parecer utilizan los airados para desfogarse.

Como podemos ver, la principal área de fornicadores se extiende por prácticamente todos los estados del Sur, desde Texas a Virginia, con la significativa la excepción de la zona de los Apalaches centrales, al Este de Kentucky y Tennessee, donde la gente está muy ocupada comiendo. Y claro, con la tripa llena no apetece tanto, aunque… vaya, vaya con Virginia y Carolina ¿qué truco utilizarán? 

El centro geográfico del área lasciva parece estar localizado en el estado de Misisipi. Este se lleva la palma. A juzgar por el color, no hay ni un sólo condado en él donde la gente no esté todo el día dale que te pego. El calor y la humedad es lo que tiene. Y en Alabama, Luisiana y Arkansas tampoco se quedan muy atrás, no.

Fuera de este área principal  podemos apreciar ramificaciones lujuriosas que se extienden hasta Nuevo México y Arizona por el Oeste, y hasta Delaware y Nueva Jersey por el Norte formando bolsas locales de población viciosilla, a veces algo aisladas de los grandes núcleos de fornicación. 

El Norte y Centro del país en cambio nos ofrece una vasta área tranquila y libre por completo de pecado. Mmmm, Noa, no sé si será buena idea lo de irse a vivir allí, digoo, sí, una zona muy tranquila, muy tranquila es lo que quería decir…

Cabe señalar la significativa excepción del sur de Michigan, donde (nunca mejor dicho) hay un punto caliente, y… pero qué ven mis ojos en Dakota del Sur. Serán cochinotes! Menuda zona de pecadores de la pradera. ¿Se creían que como estaban rodeados de azul por todas partes no les íbamos a ver? Cuidado con las praderas al Oeste del Missouri, amigos.

¿que esto no es un estudio serio? Si no estuviera ahora mismo tan ocupado buscando páginas guarrillas en Internet, ya le respondería adecuadamente, ya. Tiene usted suerte, caballero.

Mapeando el pecado. 4 de 7. La Avaricia.

4avaricia

Departamento de Geografía. Kansas State University.

(explicación y fuentes en el post 7)

Este mapa de la avaricia ofrece 2 correlaciones claras.

La primera es que el centro del país parece poblado por generosos granjeros (de esos que te invitan a comer y te regalan productos de su huerta), pero estas amables poblaciones están rodeadas por todas partes por fuertes nucleos de población avarienta. El avaro generalmente reside en la periferia, y casi siempre en zonas costeras, las cuales ofrecen la ventaja de poder mirar hacia otro lado (en este caso el mar) cuando alguien te pide algo.

La segunda correlación está en el medio. Los seguidores del tío Gilito tienden a concentrarse en los grandes núcleos urbanos, mientras que el campo parece estar libre de esta plaga.

La concentración más gorda de avaros la encontramos en la costa Este, con una centralidad clara en Nueva York, aunque la cofradía del Bolsón Cerrado en realidad se extiende por toda la zona urbana que va desde Boston en el Norte hasta Richmond en el Sur. Mío, mío, mío, mío… actividades en otros lugares tan cotidianas como pedir un crédito o alquilar un apartamento se convierten en claros deportes de riesgo sólo aptos para especialistas en algunas de estas áreas.

La segunda gran concentración de tacaños y acaparabienes la encontramos en California y el Oeste de Arizona. Y la tercera en Florida. El turismo no parece estar reñido con la avaricia. Y es que se puede sonreir amablemente al turista a la vez que se le despluma con elegancia. Y en ese arte por desgracia en España también hay auténticos maestros.

Fuera de estas tres grandes áreas, el resto de la población racanilla se concentra en núcleos de aglomeraciones urbanas más locales, principalmente en Seattle, Denver, Dallas, Houston, Chicago y Detroit.

En cuanto a la población de granjeros generosos, los núcleos más fuertes están en los estados de la cuenca del Misisipi, con extensiones hacia el Medio Oeste, Georgia, los Apalaches y el Oeste de Texas.  En estos dos últimos casos parece que la ausencia de avaricia está directamente relacionada con los altos niveles de gula. Habrá que estudiarlo más detenidamente…

¿que esto no es un estudio serio? Se lo puedo ampliar con muchos más datos, caballero, pero eso vale dinero, claro, mmm ¿de qué cantidad estaríamos hablando…?

Mapeando el pecado. 3 de 7. La Gula.

3gula

Departamento de Geografía. Kansas State University.

(explicación y fuentes en el post 7)

 

La Gula. Ejem. Creo que en este caso hay que empezar el comentario con un juicio de valor.

Mucha gente cree (erróneamente) que la gula es un pecado leve. Y no, no, es un pecado capital. Y yo diría aún más, debería ser incluso tipificado como delito en los casos más sangrantes, como el de ese amigo flaquito que todos tenemos que come como una lima sin parar (y sin privarse de chocolates, cervezas, embutidos, centollos o cualquier cosa que le pongan) a la vez que dice “No, si a mí no sé qué me pasa, pero nunca engordo…”, ignorando alegremente las miradas asesinas que le dirigen los comensales con algo de sobrepeso.

Una vez que hemos apreciadado la gravedad social del asunto, pasemos a comentar el mapa. Este es especialmente tramposo en su interpretación.  A primera vista parecería que la gula no existe en Estados Unidos (ah, qué bien, casi no hay ninguna zona coloreada, puedo seguir devorando esta grasienta hamburguesa sin ningún remordimiento…)

Pero no, no, en realidad el mapa nos está diciendo todo lo contrario. Si nos fijamos en la leyenda, el mapa es un mapa de puntos calientes, o lo que es lo mismo, de desviaciones con respecto a una media nacional. Y no es ningún secreto para nadie que la media nacional de zampones en Estados Unidos es muy elevada. Con lo cual el verdadero mensaje del mapa es escalofriante:

No hay ni un solo condado en Estados Unidos que tenga índices significativamente por debajo de la media! Los comedores compulsivos de carne con ketchup, patatas fritas y galletitas oreo están por todas partes!

Es casi un caso de emergencia nacional (y eso que la mayoría aún no ha descubierto el cocido de garbanzos o las fabes). El día que su cocina alcance el nivel de la francesa o la española no habrá espacio disponible en el infierno para acoger tanto pecador. Peor aún, puedo imaginar que las calderas de Pedro Botero serán reconvertidas en ollas, fogones y pucheros por esta tropa de tragaldabas y el infierno ya no volverá a ser lo que era.

Gula, gula, gula. La situación alcanza niveles muy alarmantes en tres puntos especialmente calientes, que podríamos definir como las grandes áreas megatriperas: 

1) Texas. Lo peor no está en las ciudades, sino en las planicies del Oeste (sí, justo en la zona donde no eran envidiosos ni estaban airados). Allí rebaños inmensos de vacuno pasean sus apetitosas carnes por delante de los ojos del inocente espectador. Y cuando esto se combina con la influencia de la sabrosa cocina mexicana y las salsas tex-mex los efectos son devastadores.

2) Virginia y Noreste de Carolina del Norte. Dado que el mal se concentra en la costa, aquí el culpable parece ser la influencia de la cocina continental europea, sin excluir factores locales como la producción de buen vino y un tipo especial de jamón curado salado, el Smithfield, llamado también jamón de Virginia, pero que no hay que confundir con el “otro” jamón de Virginia, el que se cocina con miel, azucar moreno y cerezas en Almíbar. Y no sigo, que uno no es de piedra y me estoy poniendo malo…

3) Los Apalaches centrales. Este área montañosa de grandes zampabollos en los límites de los estados de Kentucky,  Tennessee, Virginia, Virginia Occidental y Carolina del Norte no está muy estudiada. Lo más que he podido encontrar son leyendas úrbanas sobre míticos guisos de carne con cebollas, puerros y bayas del bosque. Pero sería necesario un estudio antropológico in situ para descubrir qué nos están ocultand… digo para ver cuál es el problema, eso, el problema.

¿que esto no es un estudio serio? Mhgrseguida le rresponogrdo ñam adecuadamenterrbg, caballrlrero, en cuanto ñam terminrmrre unas ñam gestrrbriones que me ñam tienen ocupadrrrbro

Mapeando el pecado. 2 de 7. La Ira.

2ira

Departamento de Geografía. Kansas State University.

(explicación y fuentes en el post 7)

Qué curioso el mapa de la Ira. Es muy parecido al de la envidia. Lo cual en el fondo tiene bastante sentido. Como tengo envidia del vecino ahora voy y le sacudo (o como mínimo le monto un número).  😀

No obstante, se pueden apreciar algunas diferencias significativas. Mientras que en mapa anterior el área no-envidiosa estaba rodeada de envidiosos por todas partes, en este mapa en cambio hay una correlación clara Norte-Sur. Un Norte tranquilo y un Sur airado.

En los norteños Washington y Oregón la gente puede tener envidia pero al parecer se queda mascullándola en su casa. Quizás porque hace mucho frío fuera. Y en Nuevo México sucede lo contrario. La gente no envidia al vecino pero se monta un pollo por dos de pipas ¿el intenso calor del desierto? Probablemente, probablemente…

En este caso la zona de los tranquilos es mucho más amplia. Abarca casi todo el Medio Oeste, incluyendo a Minnesota, Wisconsin, Indiana y Ohio, y se extiende también hacia el Este hasta alcanzar las costas de Nueva Inglaterra.

Y en todo el Norte sólo podemos apreciar tres pequeñas bolsas locales de gente cabreada, en Montana, Michigan y el área de Delaware-Maryland-Nueva Jersey. Lamentablemente el estudio no nos dice por qué están cabreados, pero supongo que habrá que achacarlo a factores locales. Yo les preguntaría, pero igual se enfadan…

¿qué este estudio no es serio? Tú no sabes como me pongo cuando me tocan la moral, eh! tú no sabes cómo me pongo!